Ministerio de Economía, Industria y Competitividad IEO
Qué hacemos? El COB evalúa el estado de conservación de los fondos marinos rocosos del litoral catalán
Share

Investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares del Instituto Español de Oceanografía (IEO) evalúan el estado de conservación de los fondos marinos rocosos del litoral catalán

El estudio responde al requerimiento de la UE para la evaluación del Buen Estado Ambiental dentro de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina

Investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares del Instituto Español de Oceanografía (IEO) evalúan el estado de conservación de los fondos marinos rocosos del litoral catalán
Praderas de algas sobre fondos rocosos. Foto: David Díaz (COB-IEO)

Del 17 al 30 de julio, investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares del Instituto Español de Oceanografía (IEO) han llevado a cabo, por segundo año consecutivo, la campaña de investigación INFRAROCK (Infralitoral Rocky Bottoms), cuyo objetivo ha sido evaluar el estado de las comunidades marinas en fondos de roca mediante buceo científico.

El equipo científico, liderado por la investigadora Salud Deudero, ha contabilizado más de 100 especies de peces, cefalópodos, macroalgas y especies de invertebrados bentónicos -tales como estrellas de mar, corales, langostas, equinodermos, esponjas, moluscos, cangrejos, cnidarios, entre otros- para determinar el grado de conservación en relación al Buen Estado Ambiental (BEA) en cumplimiento de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina.

La campaña se ha realizado a bordo del buque oceanográfico Emma Bardán, de la Secretaría General de Pesca, y ha servido para muestrear todo el litoral catalán -desde el Delta del Ebro hasta Cap de Creus- y registrar las abundancias, distribución espacial y estado poblacional de las comunidades marinas sobre sustrato rocoso.

Durante los 14 días de campaña se han cubierto 17 estaciones y 34 puntos de observación repartidos a lo largo del litoral catalán, integrando puntos emblemáticos considerados puntos calientes de biodiversidad, así como zonas con mayor impacto antrópico.

Los investigadores han realizado unas 680 horas de buceo en 95 inmersiones de buceo científico en las que han podido constatar la presencia de colonias de gorgonia roja, campos de gorgonia blanca, estrellas de mar, comunidades diversas de peces, áreas con elevada biodiversidad y cobertura algal con extensos bosques de Cystoseira spp. en algunas zonas, entre otros muchos grupos de organismos marinos.

"En las zonas protegidas y bien conservadas, el sistema se 'naturaliza' de nuevo: la biodiversidad aumenta, el comportamiento de las especies se altera, aumenta la abundancia y la talla y se recuperan especies, poniendo de manifiesto la capacidad de regeneración de los ecosistemas marinos al regular las actividades humanas en los mares y océanos", señala Deudero.

El tipo de muestreo utiliza metodologías de exploración adaptadas a la conservación de especies, minimizando los impactos y primando las técnicas no extractivas. Este estudio está previsto que se realice anualmente y se replicará en todo el estado español.

El estudio se enmarca dentro de las investigaciones llevadas por el Instituto Español de Oceanografía (IEO) en cumplimento de la Directiva Europea sobre la Estrategia Marina, el instrumento de planificación del medio marino creado al amparo de la Directiva 2008/56/CE, de 17 de junio de 2008, por la que se establece un marco de acción comunitaria para la política del medio marino (Directiva Marco sobre la Estrategia Marina), y que tiene tienen como principal objetivo la consecución del Buen Estado Ambiental (BEA) de los mares europeos a más tardar en 2020.

La Directiva Marco sobre la Estrategia Marina es el esfuerzo más importante que ha hecho la Unión Europea en cuanto a la conservación y gestión de los mares europeos. Nacida en 2002 y concretada con una directiva de la Comisión Europea en 2008, la Estrategia Marina pretende avanzar hacia una política europea capaz de integrar todas las políticas sectoriales y nacionales relacionadas con el mar. Además, la Estrategia establece el año 2020 como límite para conseguir un buen estado ambiental del medio marino europeo, al que considera un bien básico de primer orden, económica y socialmente.