Ministerio de Economía, Industria y Competitividad IEO
Qué hacemos?
Share

Científicos del IEO proponen un plan para la sostenibilidad de las pesquerías de las Islas Baleares

El objetivo es hacer compatible la sostenibilidad de la pesca con la conservación del medio ambiente marino, uno de los pilares de la nueva Política Pesquera Común

Científicos del IEO proponen un plan para la sostenibilidad de las pesquerías de las Islas Baleares
Barco faenando en aguas de Baleares. Foto: COB-IEO

Investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares del IEO y AZTI-Tecnalia, en colaboración con expertos de la Federación Balear de Cofradías de Pescadores y la Dirección General de Pesca y Medio Marino del Govern de les Illes Balears, han publicado una propuesta de plan de de implementación, para la sostenibilidad de las pesquerías de fondo en las Islas Baleares, basado en el conocimiento científico del estado actual de explotación de los ecosistemas y sus recursos, y en simulaciones de distintas estrategias de gestión.

La Unión Europea (UE), en el marco de su nueva Política Pesquera Común (PPC), se ha marcado como objetivo que, en el año 2020, todas las poblaciones (o stocks) de recursos marinos explotados estén en una situación de Rendimiento Máximo Sostenible (RMS). Este objetivo es especialmente importante en el Mediterráneo, donde el 93% de los stocks evaluados se encuentran sobrexplotados.

Un claro ejemplo de la preocupación de la UE por la situación en el Mediterráneo es la campaña MEDFISH4EVER ("Pescado del Mediterráneo para siempre"), lanzada por el Comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, con el objetivo de mejorar el estado de explotación de las pesquerías. Revertir esta situación es factible, tal y como se ha demostrado en el Atlántico, donde una mejora de la gestión pesquera basada en el conocimiento científico ha permitido reducir el número de stocks sobrexplotados del 94% en 2003 al 41% en 2012.

En la nueva PPC también se establece que el objetivo de la explotación sostenible debe ser alcanzado mediante planes de gestión multianuales (PMA), elaborados con la participación de los principales agentes involucrados en la pesca: pescadores, organizaciones no gubernamentales (ONG), gestores de la administración y científicos.

Por todo ello, la UE ha financiado el proyecto científico MYFISH ("Maximising yield of fisheries while balancing ecosystem, economic and social concerns"), cuyo objetivo final ha sido la elaboración de un marco operacional de implementación de los principales objetivos de la nueva PPC (RMS y PMA), como herramienta para la futura gestión de los stocks pesqueros europeos. La dimensión social ha constituido una parte importante del proyecto, por lo que la cooperación entre los diferentes sectores involucrados en la pesca ha sido fundamental para asegurar que las medidas de gestión propuestas puedan ser aceptables para todos estos sectores. El proyecto ha cubierto los principales mares europeos, desde el mar Báltico al Mediterráneo.

En el caso del Mediterráneo Occidental, el proyecto se ha centrado en las Islas Baleares. El estudio, desarrollado por el grupo de investigación "Ecosistemas Bentónicos y Recursos Demersales" del Instituto Español de Oceanografía (IEO) en el Centro Oceanográfico de Baleares, ha tenido una duración de cuatro años (2012-2016) y sus principales resultados se han hecho públicos ahora. El informe completo del proyecto constituye un plan regional de implementación para las principales pesquerías demersales del Archipiélago, tanto la flota de arrastre como la de artes menores.

El trabajo comienza con una descripción general de estas pesquerías, sus principales áreas de pesca y evaluaciones del estado de explotación de los stocks, con el objetivo de conocer la situación actual y poder establecer medidas de gestión que ayuden a mejorarla. En segundo lugar, se evalúan diferentes escenarios de gestión, por medio de modelos bio-económicos, dirigidos a maximizar tanto la captura como los beneficios de los pescadores, a la vez que se tienen en cuenta objetivos sociales, para evitar en lo posible medidas que no sean asumibles para el sector. En tercer lugar, se propone un conjunto de medidas de gestión para mejorar la situación actual de las pesquerías, en base a los principales resultados de los modelos utilizados y discusiones con los actores involucrados. Finalmente, se diseña un plan de seguimiento, con el objetivo de valorar los resultados de la puesta en práctica de las medidas de gestión propuestas y avanzar hacia una gestión adaptativa del mar y sus recursos.

"El estudio pretende dar respuesta a uno de los objetivos de la nueva PPC y a los intentos de la Comisión Europea para mejorar el estado de explotación de los recursos vivos y la sostenibilidad futura del sector pesquero. El trabajo que hemos desarrollado durante los cuatro años del proyecto MYFISH, es un claro ejemplo de co-gestión en el Mediterráneo, ya que los resultados que se iban obteniendo se discutían con los agentes involucrados (representantes de pescadores y la administración pesquera balear), con el objetivo de consensuar medidas que el sector pudiera aceptar", señala Antoni Quetglas, primer autor del estudio e investigador responsable del proyecto en el IEO.

Referencia bibliográfica:

Share

El IEO continúa un año más realizando la monitorización medioambiental del Mediterráneo

A bordo del buque Ramón Margalef del IEO que recorrerá todo el litoral de Málaga a Barcelona, incluyendo las Islas Baleares

El IEO continúa un año más realizando la monitorización medioambiental del Mediterráneo
Roseta oceanográfica usada para el muestreo de agua a diferentes profundidades. Foto: Proyecto RADMED

Investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) recorrerán el litoral mediterráneo español, desde Málaga a Barcelona, incluyendo las Islas Baleares, para realizar un muestreo completo en el que estudian variables físico-químicas y biológicas del océano. Un muestreo que, desde 2007, se repite de forma estacional cuatro veces al año con el objetivo de obtener una serie histórica de datos que permita estudiar los efectos del cambio climático en Mediterráneo.

Hoy comienza en el puerto de Cádiz una nueva campaña del proyecto de monitorización medioambiental RADMED, que a lo largo 12 días recorrerá el litoral mediterráneo español, a bordo del buque oceanográfico Ramón Margalef.

Esta campaña, financiada por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), se viene realizando de forma periódica desde 2007, surgiendo el proyecto como fusión de otros anteriores, alguno de los cuales comenzaron en 1992.

Durante la campaña, de carácter claramente multidisciplinar, se recorren una serie de estaciones fijas a lo largo de todo el Mediterráneo español, realizando un muestreo sistemático y rutinario de distintas variables físico-químicas: temperatura, salinidad, oxígeno disuelto, clorofilas, nutrientes (nitratos, nitritos, fosfatos y silicatos), fitoplancton de distinto tamaño y zooplancton. Se toman muestras en estaciones de distinta profundidad, desde la plataforma al talud, llegando en algunos casos a estaciones tan profundas como las de Cabrera o Mahón, que superan los 2300 metros.

También se ha instalado a bordo un equipo de medición continua de CO2 en la superficie del mar (Surface UNderway carbon Dioxide partial pressure ANalySer de acrónimo SUNDANS), que permitirá hacer una descripción del CO2 intercambiado con la atmósfera.

"El CO2, es uno de los principales gases de efecto invernadero, y el papel regulador del océano sobre este gas está aún poco estudiado", explica Mari Carmen García, investigadora del Centro Oceanográfico de Málaga del IEO y jefa de la campaña.

El Grupo de Cambio Climático Mediterráneo del IEO es el responsable del proyecto y por tanto de llevar a cabo esta campaña, en la que participa personal investigador de los centros oceanográficos de Málaga y Baleares.

Más artículos...

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Inicio
Prev
1