Ministerio de Ciencia e Innovación IEO
Qué hacemos?
Share

El IEO estima por primera vez la tasa metabólica de las larvas de atún rojo atlántico

Conocer el consumo energético en las fases tempranas es fundamental para conseguir el éxito de la producción en cautividad

El IEO estima por primera vez la tasa metabólica de las larvas de atún rojo atlántico
Larva de atún rojo (Thunnus thynnus). © Edurne Blanco (COB-IEO)

Investigadores de los Centros Oceanográficos de Baleares, Murcia y Gijón del Instituto Español de Oceanografía (IEO), en colaboración con las universidades de Bergen y Hamburgo, han liderado un estudio que evalúa por primera vez la tasa metabólica de las larvas de atún rojo atlántico con el objetivo de mejorar el conocimiento de su fisiología y los protocolos de una alimentación que se adapte a las exigencias metabólicas durante el crecimiento larvario.

Palma, a 6 de noviembre de 2020. Un estudio publicado recientemente por científicos del IEO en la revista Journal of Fish Biology estima por primera vez el metabolismo de rutina de las larvas de atún rojo, es decir, el consumo energético que representa el coste mínimo de mantenimiento de la actividad vital junto con una mínima actividad que representa una natación en situación normal.

En primer lugar, se ha observado que el metabolismo de rutina de las larvas de atún rojo es proporcional a su talla corporal. En segundo lugar, no se observaron diferencias en el consumo en condiciones de luz y oscuridad, aún cuando se esperaría que la actividad de las larvas, y por tanto su metabolismo, disminuyera en la oscuridad. El estudio también ha puesto de relieve las dificultades técnicas que conlleva la obtención de las tasas metabólicas de las larvas de atún, ya que éstas resultaron ser muy sensibles a la manipulación.

El atún rojo atlántico (Thunnus thynnus) es una especie icónica para la pesca, con un gran valor comercial. A pesar de que recientemente se ha conseguido cerrar con éxito su ciclo vital en cautividad, todavía se desconocen muchos aspectos de su etapa larvaria lo que está limitando la producción de la especie en acuicultura y el conocimiento sobre las causas de su mortalidad natural en el medio marino.

El conocimiento de la fisiología de la especie durante los primeros días de vida es esencial puesto que su metabolismo aumenta significativamente en determinadas etapas en las que se producen, por ejemplo, cambios en la morfología, fisiología y comportamiento. Es, por tanto, necesario estimar cuándo ocurren esos cambios de alta demanda energética y cuantificarlos. La obtención de estimas fiables de los costes metabólicos de las larvas ayudará a identificar vulnerabilidades durante las mencionadas etapas de elevados requerimientos energéticos y a mejorar los protocolos de alimentación para optimizar las necesidades nutricionales diarias.

“Contribuir al bienestar de las fases larvarias del atún rojo, disminuyendo su mortalidad y mejorando su alimentación para optimizar su crecimiento, son objetivos fundamentales para conseguir la sostenibilidad de la producción en cautividad de esta especie y conocer mejor su desarrollo en el medio natural”, apunta Blanco, primera autora del estudio.

Este estudio ha sido financiado por el proyecto H2020 Paradigm for Novel Dynamic Oceanic Resource Assessments (PANDORA No. 773713) y la Infraestructura para el cultivo del Atún Rojo (ICAR-IEO).

Referencia bibliográfica: E Blanco, P Reglero, A Ortega, A Folkvord, F de la Gándara, A Hernández de Rojas, M Moyano, 2020. First estimates of metabolic rate in Atlantic bluefin tuna larvae. J Fish Biol. 2020; 1–10. https://doi.org/10.1111/jfb.14473

El Instituto Español de Oceanografía (IEO) es un organismo público de investigación (OPI), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, dedicado a la investigación en ciencias del mar, especialmente en lo relacionado con el conocimiento científico de los océanos, la sostenibilidad de los recursos pesqueros y el medio ambiente marino. El IEO representa a España en la mayoría de los foros científicos y tecnológicos internacionales relacionados con el mar y sus recursos. Cuenta con nueve centros oceanográficos costeros, cinco plantas de experimentación de cultivos marinos, 12 estaciones mareográficas, una estación receptora de imágenes de satélites y una flota compuesta por seis buques oceanográficos, entre los que destaca el Ramón Margalef y el Ángeles Alvariño. El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y, en particular, el Programa Operativo de I+D+i por y para el Servicio de las Empresas (Fondo Tecnológico), participa en la cofinanciación de los buques Ramón Margalef, Ángeles Alvariño y Francisco de Paula Navarro, así como en el Vehículo de Observación Remota (ROV) Liropus 2000.

Logo Ministerio de Ciencia e Innovación     Logo FEDER
Share

El I Encuentro Oceánicas evidencia los problemas de desigualdad a los que se enfrentan las mujeres en ciencias marinas

Las conclusiones de los debates junto a las 277 encuestas anónimas recibidas servirán para hacer un diagnóstico de los problemas y buscar soluciones

El I Encuentro Oceánicas evidencia los problemas de desigualdad a los que se enfrentan las mujeres en ciencias marinas
Mesa de debate sobre trabajo a bordo. Imagen: Ana Morillas (COB-IEO)

El pasado 28 y 29 de octubre ha tenido lugar en el Palacio de la Paz de Fuengirola el ‘I Encuentro Oceánicas’ durante el cual se ha debatido y puesto en evidencia las desigualdades actuales que afrontan las mujeres en los distintos ámbitos y escalas de su carrera profesional en las ciencias marinas.

Málaga, martes 3 de noviembre de 2020. A las Jornadas asistieron cerca de 80 personas de forma presencial y se retransmitió en directo a través de internet con una participación que nunca bajó de las 100 personas y que superó en ocasiones las 200 y que generó un enorme e interesante debate virtual durante todo el evento.

El Encuentro lo inauguró Rodrigo Romero, teniente alcalde del Ayuntamiento de Fuengirola; Francisco Piniella, presidente de la Fundación CEIMAR y rector de la Universidad de Cádiz; y Javier Ruiz, director general del IEO.

Javier Ruiz agradeció a la organización esta iniciativa y solicitó un diagnóstico de los problemas que se fuesen a abordar durante los debates sobre trabajo a bordo, conciliación y techo de cristal y una propuesta de soluciones “para ayudarnos a los gestores a implementar acciones que garanticen la completa igualdad de la mujer”.

En el mismo sentido, Francisco Piniella, señaló que confía en que en estas jornadas de trabajo “seamos capaces de definir mejor cuáles son las trabas a las que las compañeras científicas marinas se enfrentan, porque lo que no se define, ni siquiera existe. Tenemos una oportunidad única de concretar, señalar, visibilizar obstáculos para seguir mejorando este sistema.”

Tras el acto de apertura, Irene Zugasti, experta en políticas de género, impartió una brillante charla sobre conceptos básicos de igualdad, en la que evidenció las dificultades que aún tenemos muchas personas para percibir comportamientos que son intolerables e invitó a todos a “ponerse las gafas moradas y detectar las desigualdades”.

Seguidamente, se celebró una mesa redonda con integrantes de grupos o comisiones de igualdad de diferentes instituciones (IEO, CSIC y universidades de Málaga y Cádiz) junto a la directora de la Unidad Mujer y Ciencia del Ministerio de Ciencia e Innovación, Zulema Altamirano. Esta mesa puso en evidencia la falta de formación en igualdad del personal de los centros de investigación, especialmente de aquellos con trabajadores a su cargo, y se mostró la importancia de corregir este déficit.

Tras el almuerzo, tuvo lugar una serie de charlas sobre historias de oceanógrafas pioneras, charlas de científicas veteranas y jóvenes que repasaron su trayectoria en primera persona y una mesa redonda con mujeres con una gran experiencia en grandes expediciones. Esta serie de charlas tenía como objetivo servir de inspiración a jóvenes oceanógrafos a través de referentes femeninos y, a su vez, sirvió para evidenciar algunos de los problemas que se tratarían al día siguiente durante las mesas de debate.

El segundo día comenzó con una mesa de debate sobre trabajo a bordo en la que participaron hombres y mujeres con una larga trayectoria participando y liderando campañas oceanográficas. Quedó patente que, aunque se ha mejorado en las últimas décadas, aún existen graves problemas que sufren las mujeres a bordo de buques y la necesidad urgente de crear protocolos de actuación eficaces contra el acoso e implementar programas de formación.

En la segunda mesa de debate se trató el problema de la conciliación que puso en evidencia problemas estructurales de gran calado, tanto de la sociedad general, como en el mundo académico. A los problemas generales de conciliación se suma la “cultura del sobreesfuerzo y la hipercompetitividad que imponen un sistema de evaluación de la ciencia que premia la cantidad y no tanto la calidad”, destacó Lucía López, investigadora postdoctoral del IEO en Baleares, y que suscitó un interesante debate virtual sobre la necesidad de “humanizar” la ciencia.

Finalmente tuvo lugar una última mesa sobre el techo de cristal en la que se mostraron estadísticas sobre la escasa representación femenina en puestos de responsabilidad. Una vez más, pese a identificar algunas mejoras en los últimos años, el camino por recorrer hasta la igualdad es aún muy largo.

Por último, hubo dos emotivos homenajes a Alicia Lavín, investigadora del IEO durante 42 años y directora del Centro Oceanográfico de Santander los últimos ocho, por su inminente jubilación, y a Ana Ramos, pionera de la investigación de la biodiversidad del bentos en la Antártida y en África, investigadora del IEO durante más de 30 años y en la actualidad de la Universidad de Vigo.

Durante la clausura Mª Carmen García, investigadora del IEO y organizadora del encuentro, señaló que estas jornadas espera “que hayan sido un primer paso para resolver los problemas de desigualdad que afectan a las mujeres y poner sobre la mesa asuntos que son urgentes abordar”.

En las próximas semanas la organización trabajará en un documento que recoja el diagnóstico y conclusiones de los debates, tanto los presenciales como los virtuales, y de las casi 300 encuestas anónimas recibidas.

El I Encuentro Oceánicas ha estado organizado y financiado por Instituto Español de Oceanografía (IEO), el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades (IMIO) del Ministerio de Igualdad, el Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEIMAR) y el Ayuntamiento de Fuengirola, con la colaboración de la Academia Malagueña de Ciencias.

El Instituto Español de Oceanografía (IEO) es un organismo público de investigación (OPI), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, dedicado a la investigación en ciencias del mar, especialmente en lo relacionado con el conocimiento científico de los océanos, la sostenibilidad de los recursos pesqueros y el medio ambiente marino. El IEO representa a España en la mayoría de los foros científicos y tecnológicos internacionales relacionados con el mar y sus recursos. Cuenta con nueve centros oceanográficos costeros, cinco plantas de experimentación de cultivos marinos, 12 estaciones mareográficas, una estación receptora de imágenes de satélites y una flota compuesta por seis buques oceanográficos, entre los que destaca el Ramón Margalef y el Ángeles Alvariño. El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y, en particular, el Programa Operativo de I+D+i por y para el Servicio de las Empresas (Fondo Tecnológico), participa en la cofinanciación de los buques Ramón Margalef, Ángeles Alvariño y Francisco de Paula Navarro, así como en el Vehículo de Observación Remota (ROV) Liropus 2000.

Logo Ministerio de Ciencia e Innovación     Logo FEDER

Más artículos...

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

7